Aquí está el quid de la cuestión. ¿Cuál es la diferencia entre los límites y las normas?

¿Qué son los límites?

Los límites son esas líneas rojas e infranqueables. Si quieres saber, porqué te cuesta tanto poner el límite y qué puedes hacer para conseguirlo, he creado un blog para ti donde te lo explico con detenimiento.

¿Y qué son las normas?

Las normas son acuerdos, a ser posible consensuados entre los miembros de la familia.

La gran diferencia entre las normas y los límites es que las normas son más flexibles y se pueden negociar.

No podrás evitar que tu hijo llegue a casa y te diga cosas como:»es que no es justo, en casa de Hugo pueden tomar refresco cada día». Y tu le dirás: «cariño, en cada familia hay una norma diferente. Puedes tomar refresco los fines de semana, porque esta es nuestra forma de cuidar tu salud».

¿Qué es importante tener en cuenta? Aquí tienes unos tips.

. Hacer una reunión familiar donde le informes a tus hijos de las normas y todos puedan opinar.

. Tenerlas visibles en casa, para que no se te olviden ni a ti ni a ellos.

. Tener presente que las modificarás y las adaptarás a la evolución de tu hijo. Estás conmigo en que tu hijo no tiene las mismas necesidades con 3 años que con 13, ¿verdad?

Y la guinda del pastel, algo que te va a sonar muy obvio, pero que sueles olvidar:

recuerda que si anoche tus hijos y tú os metisteis en la cama tarde, porque celebrasteis el cumpleaños de la abuela, es normal que tu nivel energético y el de tus hijos al día siguiente va a estar «más flojito» de lo habitual y te va a costar más mantener tanto el límite como la norma.

El camino de la crianza a veces se hace cuesta arriba y yo te estaré esperando abajo para acompañarte a subir la cuesta poco a poco.

Contacta conmigo